¡QUERIDOS REYES MAGOS!

QUERIDOS REYES MAGOS. Texto

Los españoles escribimos una carta a los Reyes Magos que, desde el lejano oriente, vienen cargados de regalos para todos. Pero solo si te has portado bien; si no, recibirás una bolsa con negro y sucio carbón. El día de los Reyes es el 6 de enero y la tarde del día 5 hay mucha actividad. Se preparan las cabalgatas de los Reyes, donde los niños van a ver desfilar a los tres Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltasar) y a sus pajes montados en camellos. Además recibirán caramelos. Después, al llegar a casa, pondrán sus zapatos en el balcón para que los Reyes sepan que viven ahí; dejarán también un platito con algún dulce navideño para que sus majestades se recuperen un poco de tan arduo trabajo y (es importante) un poco de paja y agua para sus camellos, que también están muy cansados de cargar con los regalos. A la mañana siguiente (por supuesto, muy temprano) verán que la comida y la paja han desaparecido (es la magia de la Navidad) y que, en su lugar, hay paquetes con sus nombres. Los abrirán y ese día mágico será para jugar y disfrutar de sus regalos.
Los mayores también recibimos regalos. Este año, como todos, yo he escrito una carta a los Reyes para ayudarles un poco a la hora de elegir mis regalos, porque sé que están agotados. Es esta que comparto con vosotros. 

Aprovecho para desearos a todos ¡MUY FELIZ NAVIDAD! Espero que la celebréis rodeados de paz, amor y salud.

¡Y que la suerte nos acompañe siempre!

¡Queridos Reyes Magos!
     Este año, 2017, me he portado bien; he trabajado con gana y entusiasmo; he tenido buen humor y he intentado contagiárselo a los demás; he tenido paciencia con todos (mucha paciencia, subrayo); he administrado mi dinero con cordura y sin despilfarro; he preparado mis trabajos con dedicación; he cuidado a mi familia, he cocinado para ellos y los he escuchado y consolado en los momento algo amargos; y sí, por todo ello, he sido feliz y me siento satisfecha.
     Así que ahora, Majestades, creo que merezco que escuchéis con atención mis peticiones y espero que me las concedáis todas.

A Melchor le pido que:
   -Los demás tengan también paciencia conmigo los días en que no me soporto ni yo misma.
   -No llegue “limpia” a final de mes; un respiro económico, por favor.
   -Mis alumnos disfruten “de” y “en” mis clases.
   -Me haga ser cada día un poco más honesta y justa.

A Gaspar que:
   -Mi familia recuerde mi cumpleaños y piense en algún regalo original (no siempre perfume o bombones, que me gustan mucho, pero…).
   -Las visitas al médico sean escasas y rápidas; no quiero que ese señor forme parte de mi vida.
   -La lluvia y el frío aparezcan solo lo necesario.
   -Mis amigos sigan siéndolo.

A Baltasar que:
   -Me recuerde que, pase lo que pase, mañana saldrá otra vez el sol.
   -Me obligue a ayudar a todos los que necesitan que les eche una mano.
   -Por allá arriba, Dios y su corte se acuerde siempre de mí y de los míos.
   -Me susurre al oído: "Cumplir un año más no es una tragedia; lo puedes superar".

Yo, por mi parte, prometo ser buena también en 2018.

Un abrazo para los tres y nos veremos otra vez dentro de un año; espero.

¡FELIZ NAVIDAD MELCHOR, GASPAR Y BALTASAR!
----------------------------------------------------------
Otra lecturas que te recomiendo:

Entradas populares de este blog

B1. DÍA INTERNACIONAL DEL LIBRO

A1. MI NUEVA CASA. Vocabulario, texto y ejercicios.

A1. EL FUTURO. MARÍA

EXPRESAR OPINIONES

ORACIONES FINALES. Para que, a fin de que. Teoría y un ejercicio.